¿Cómo estuvo el #EstamosUnidosMexicanos?

Un magno concierto que buscaba la unificación del pueblo mexica, artistas de talla internacional consagrados en dos escenarios de forma gratuita, dejando aún lado su sueldo millonario ante más de 170 mil personas, distan edades, clases sociales, todos con la única voz de “Estamos Unidos Mexicanos”, ayer domingo 8 de Octubre se llevó a cabo quizás, uno de las presentaciones que pudieran trascender a la historia en los eventos de la plancha del Zócalo.

En primera, cabe destacar que el acceso a medios fue extremadamente limitado, era obvio, con el discurso de Televisa al “Abrimos las puertas a todos los medios sin fin de lucro…” fue más que hipocresía. Con el inicio, el ex Gigante de América daba comienzo con un repertorio muy flojo. 4 canciones que no sirvieron ni de arranque para lo que nos encantó en Vive Latino; un sonido de mala calidad desde el inicio, pareciera que los ingenieros de audio no hicieron pruebas dos días antes. El discurso de Bronco obviamente fue el primer inspirador, ya que no se sabía cómo se iba hablar en el transcurso del día.

Camila, no es por ser un mamón que los critica porque no les gusta, pero tuvo los mismos problemas que Bronco, mal audio, baja sintonía con el tema, eso sí, muy pop comercial pero convenció a su público con temas clásicos. De Carlos Rivera, nunca había topado su espectáculo, 4 temas que fueron como de relleno, es nuevo en la escena pero no a todos les gustó.

Julieta Venegas: saber de ante mano que viene de la oleada del rock en los 90´s, ella no se iba a quedar callada, fue la primera en dar el verdadero discurso, fuera de ataduras de disquera o televisoras, fue la que hizo cara ante los que no hicieron nada, las figuras políticas. Mismo caso con Carla Morrisson, siendo que ella no es de letra de protesta y sin tener la necesidad de reclamar, lo hizo, ofreciendo 3 canciones; no a todos les fue de agrado su muisca, lo mismo con la nueva sensación femenina, Mon Laferte, las tres mujeres que han cautivado México fueron las que protestaron, lo que ningún hombre hizo, pero puff, políticamente hablando, estuvo correcto y fuera de lugar.

Sin Bandera, Timbiriche y Chayanne, son los grupos que han llenado auditorios nacionales (se que no se escribe así), y ofrecieron de manera “altruista” su trabajo, pero se sintió como un evento 40, canciones obligadas pero del gusto en la gente. Un 7 de calificación, por supuesto, ofrecerían más calidad si fuera un concierto de paga. Algo incoherente fue “Te Quiero Papá” con los Timbiriches. La mala ecualización no fue sólo al inicio, pareciera que la ingeniería en el audio no respeta ni a los dos grandes de México, Emmanuel y Mijares, estos señores conocidos por tu mamá, tía o abuela, dieron un setlits de los que todas las mujeres desearían cantar y hombres también, pero el mal audio no ayudo, ni el juego de luces. Rock en tu Idioma en esta ocasión no fue Sinfónico, a un proyecto tan grande en producción como este, se le adjunto en los horarios un día antes, y solamente se le da 22 minutos, pierde gran impacto, pero con rolas tan clásicas que a nadie pareció importarles.

Hablemos de los que faltaron tiempo, Enrique Bunbury y Miguel Bosé, el primero con mariachi en su banda sonora, el segundo, un encanto de hombre que se ve bien hasta en pans, fodongo como en domingo; Bunbury dando inicio con “Aunque no sea conmigo”, tema no orginal de él pero que hizo sacar varias lágrimas de los asistentes. Bosé que invito a Ximena Sariñana, si faltaron más rolas, las que todos esperábamos.

Lo peor, Jorabe de Palo, o mejor dicho Pau Dones, pareciera que, o el resto del grupo dijo no asistimos, oh, Pau quiso estelarísimo, dos rolas que no todos conocen o se les hizo gratas, “La Flaca” lo mínimo que se esperaba, a falta de “Bonito”. No es por hacerlo fuchi a este ícono del rock en español, pero créanme que fue lo más perezoso del día.
Lo mejor, Pepe Aguilar, un vozorronon, un repertorio muy mexa, calidad en producción, al único que no tocaron los sintetizadores de mala calidad, un gran juego de luces, proyecciones a doc, y el cariño de todo el público, ninguna tribu urbana, ni sexo, ni edad, todos cantando sus 4 canciones. Neta, mis respetos. Momentos sublimes; un niño de sierra oaxaqueña entonando el himno nacional, 170 mil personas por fin dando el respeto que merece un símbolo patrio, bueno, muchas personas, los que se toman esto en juego o graban, nunca hicieron honores a la bandera. Un pequeño escuadrón de los representantes de la SEDENA, Topos, Cruz Roja, entre otros, siendo aplaudidos y felicitados por su labor, un abuso el traer a Frida y al otro perro rescatista al escenario sólo para exhibicionismo, pero en fin. Muchas lágrimas, un discurso nacional, un sentimiento de patriotismo.

¿Qué fue entonces este concierto?

Lo dijo Pepe Aguilar, “…No basta con hacer conciertos para recobrar todo”, pero fue una pausa en palabras de Carla Morrisson, ya tomamos una decisión en colectivo ante los estados afectados, poco se habló de política hoy, mucho de sociedad, pero no debemos esperar una tragedia para ayudar, se que la gente puede ser cagante, hipócrita, pero nunca sabemos lo que pueda pasar, a quien, cuando o donde, todos somos héroes como lo parafraseo Emmanuel; hoy sólo será un recuerdo, estamos listo de manera psicológica y mental para cuando vuelva a temblar, pero no debemos bajar la guardia, quizá este concierto sea uno de los más costosos y producidos, pero no legendario. La intención es buena, las ganaran tías, no tanto.

 

Por: @luck_sky100




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *