Psycho

Solo aquellos árboles que han tocado el infierno pueden crecer hasta el cielo.

Carl Jung

Fin de semana. ¿Sales? Tu cita podría ser un psicópata. Aquí te damos cinco señales para que pases de largo.

San Valentín se encuentra próximo y en ocasiones por la mera urgencia estamos corriendo entre labiales, faldas, pantalones y jabón chiquito para saber quién será nuestro Romeo o nuestra dulce Dulcinea en dichas festividades. ¿Será entonces una envidiable historia de amor? ¿O quizá vamos a casarnos con el Charles Manson Mileniall todo flow 2018; o llevaremos esta noche a la cama a la encarnación de Jeanne Weber (Francesa que estranguló a diez niños de los cuales dos habían salido de su vientre)? Para nada, checa estos detalles y libra uno a uno a esos viles esperpentos.

-Mitomanía

Estos interesantes sujetos, atraídos por su nata capacidad de mentir, hilan una a una, mentira tras mentira y es casi imposible saber si te dicen la verdad, así que para detectarlos tendrás que ser el más inteligente de la sala: Pídele que te cuente la historia al revés. Si está mintiendo no tendrá memoria y eso le dificultará las cosas, contrario a si solo recordase. Así que si a tu pareja, para cuidarla como siempre claro está, le pides su celular para revisar su Whatsapp y éste miente diciendo que únicamente su huella digital desbloquea ese aparatejo, dama o caballero estamos frente a un psicópata. ¡Que muestre la galería completa y los chats archivados ese mentiroso patológico!

-Manipulación

Y usted me preguntará: ¿Cómo rayos sé que estoy siendo manipulado, si la manipulación implica que uno no lo sepa? Muy sencillo: Pregúntese a sí mismo si se siente culpable al robarle la cobija en la madrugada por el frío que hace, o si cuando coquetea con otras personas, siente esa necesidad de darle explicaciones. ¿Hacemos lo que queremos, o lo que pensamos que no va a molestar al otro? Respuesta: No coquetee con otras personas frente a su pareja, tenga decencia, oh, y no haga cosas que su pareja le pida ¿Planchar su camisa? Ya veremos. ¿Lavar los trastes? ¡Manipulación absoluta!

-Hereje insensible

Este punto, lo tomaré seriamente. Un maltratador de animales, niño o adulto, es un psicópata en potencia. La indiferencia, la falta de empatía, el no sentir culpa, miedo o vergüenza lleva a estos interesantes monstruitos a realizar experimentos dañando así a animales que conforme crecen, la victima debe también ser más grande. Así que si su “peor es nada” maltrata a su ex hasta por sms, manita arriba por chido y después lo cortan por maltratador e indiferente, ordinario repetidor de ciclos.

-Superficialidad

La superficie, señores, puede ser un alba hermosa, o también un siniestro valle. La primera impresión es tan poderosa que si además de ser vil es un ser bello tomará en práctica su falsa adaptación y su encanto para conseguirlo a usted, sí a usted, un seguidor más, un amigo leal, un esclavo que va por las aguas cuando se le pide. Ya lo sabes, no le pagues el pasaje, sólo te utiliza.

-Depredador Intraespecífico.

Significa que pasará encima de ti sin pensarlo. Cuando miembros de una misma especie compiten por recursos naturales limitados reducen su aptitud… excepto estos gilipollas. Al psicópata le importas un carajo tú y la equidad de oportunidades laborales, va a pasar por encima de ti, a menos que pienses rápido. Es un depredador, está cansado y estresado, lleno de ansiedad, aléjate, corta lazos con ese insensible que acaparó su pizza y la mitad de la tuya en la primer cita. ¿Se acaba tu cereal favorito? Ponle sal a la leche. El que ríe al último ríe mejor.

Fuentes consultadas:

http://cnnespanol.cnn.com/2015/06/17/como-es-el-nacimiento-de-un-psicopata/

https://psicologiaymente.net/clinica/detectar-psicopata

Por: J.A.D.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *