Efecto Mariposa más que un film

Efecto Mariposa, película protagonizada por Ashton Kutcher en el 2004. Esta película gustó muchísimo, es muy atractiva y a muchos los dejó en la incertidumbre. Efecto Mariposa es un film, es correcto; pero antes de eso es una teoría.

En el mundo – y en la vida- existen demasiados sistemas caóticos. El tiempo meteorológico y sus cambios es uno de los más grandes y es la causa por el cual el meteorólogo teórico Edward Norton Lorenz (EEUU) descubre este fenómeno: pequeñas perturbaciones en la atmósfera pueden cambiar el clima en grandes proporciones.

Después de mucha investigación, Norton presentó sus resultados en el año de 1963. El efecto mariposa no se trataba de cualquier cosa; se trataba de uno de los descubrimientos más importantes para las ciencias físicas del siglo XX. Varios científicos repararon en ella, aun cuando no eran de la materia.

Un dato importante: La frase “El aleteo de una mariposa en Brasil puede producir un tornado en Texas” es una adaptación del científico para explicar la teoría. PERO… en el discurso original Norton iba a utilizar una gaviota que provocaba una tormenta; sin embargo, el recurso de la mariposa era más poético.

En 1987, el término efecto mariposa llegó hasta el público no científico gracias al bestseller ‘Caos: creación de una ciencia’, de James Gleick. Entonces fue que el trabajo del meteorólogo fue volteado a ver por muchas otras personas.

Es increíble. A lo largo del tiempo –y después de este descubrimiento- otros científicos han intentado mejorar las definiciones con la esperanza de responder con más efectividad a los eternos sistemas caóticos. Por ejemplo, esto permitiría que los meteorólogos predijeran con más exactitud el clima; que astrónomos calculen el comportamiento de planetas en sistemas planetarios caóticos, o que los doctores controlen mejor nódulos sinoauriculares, para tener mejor ubicado: “marcapasos del corazón”.

El término ‘efecto mariposa’ es utilizado por muchas más ciencias más allá de las exactas. Es por esta razón que los avances que se presenten en ella generarán conmoción y seguramente causarán un cambio en la mentalidad de las personas, pues es gracias a ella que muchas personas han logrado explicarse situaciones y hechos.

Cada vez está más claro que los fenómenos caóticos abundan en la naturaleza. Los encontramos ya en dominios propios de la economía, aerodinámica, la biología de poblaciones (en, por ejemplo, algunos modelos «presa-depredador»), termodinámica, química y, por supuesto, en el mundo de las ciencias biomédicas (un ejemplo es el de algunas arritmias). Parece que puede manifestarse incluso en los aparentemente estables movimientos planetarios.

 “el hoy no es más que el resultado de las decisiones que tomamos ayer” 

Eleanor Roosevelt

 

 

Por Daniela Lino

 

 

Comentarios