Preferiría su silencio…

Hoy desperté con la noticia de que me quede sin los beneficios que gozaba en mi trabajo, todo el esfuerzo de años se vino abajo, por una decisión arbitraria de alguien, sin un consenso. Es frustrante saber que en cualquier momento te pueden hacer esto sin que tengas idea alguna, pensé que era el único, pero me di cuenta que no, que había más personas en la misma situación y mejor aún y cosa que me daba alegría, había personas ajenas a nuestra situación y entorno que nos apoyaban, lo cual me dio el ánimo para seguir exigiendo justicia.

Eso era la primera impresión que tuve, pero la realidad es otra, mucha gente que, caminando en las calles con mis compañeros me gritaban insultos a pesar de que lo que hicieron con nosotros fue injusto, pedíamos el apoyo de toda la población, pero resultó todo lo contrario, me dicen que me ponga a trabajar, pero si no hago nada me quedaré sin trabajo o con un trabajo con peores condiciones. La gente no se da cuenta que esta es la realidad de muchos de nosotros. Inclusive puede pasarles o les está pasando y lo pasan por alto por alguna razón.

No entiendo porqué se encuentran contentos al ver que somos golpeados, desaparecidos, asesinados por aquellos que juraron que nos protegerían. Tal es la crueldad de la sociedad que se encuentra más feliz de mi muerte que de la ayuda que podemos recibir. Muchos de ellos se lamentaron de la muerte del gorila Harambé que de la desgracia que vivimos ¿por qué sufren más por el asesinato de un gorila que por el asesinato de alguien que expresa su indignación?

Preferiría su silencio…

Por Jesús Crescencio (chencho)

Comentarios